A

B

C

D

M

X

Y

Z

ABCDMXYZ

C

Condominios

  • podcast

  • texto

  • entrevista

  • referencia

Enrique Provencio

2020

Vida en departamentos o casas que comparten propiedad y responsabilidades en el uso y mantenimiento de las áreas comunes. Es una práctica antigua que se generalizó desde mediados del siglo XX, cuando la ciudad creció intensamente y los edificios de departamentos se convirtieron en una opción no sólo por su asequibilidad sino también por la escasez de suelo. La estadística es confusa, pero se dice que entre un tercio y casi la mitad de la población vive en condominios bajo una vida comunitaria, reglamentada desde mediados del siglo pasado, donde los conflictos abundan: rezago en el pago de las cuotas para mantenimiento, baja asistencia a las asambleas, deterioro de las áreas comunes y de las pocas áreas verdes, ocupación inadecuada de estacionamientos, irregularidades de los administradores, dificultades intervecinales, deterioro de las construcciones. Varios programas públicos apoyan la recuperación de estas unidades o conjuntos habitacionales, sobre todo los de tipo social y popular, y promueven la llamada cultura condominal: respeto a las reglas, tolerancia, responsabilidad y corresponsabilidad, participación, solidaridad y aceptación mutua para que el condominio funcione. Todo un programa para la vida urbana… y la urbanidad.

Enrique Provencio

2020

Vida en departamentos o casas que comparten propiedad y responsabilidades en el uso y mantenimiento de las áreas comunes. Es una práctica antigua que se generalizó desde mediados del siglo XX, cuando la ciudad creció intensamente y los edificios de departamentos se convirtieron en una opción no sólo por su asequibilidad sino también por la escasez de suelo. La estadística es confusa, pero se dice que entre un tercio y casi la mitad de la población vive en condominios bajo una vida comunitaria, reglamentada desde mediados del siglo pasado, donde los conflictos abundan: rezago en el pago de las cuotas para mantenimiento, baja asistencia a las asambleas, deterioro de las áreas comunes y de las pocas áreas verdes, ocupación inadecuada de estacionamientos, irregularidades de los administradores, dificultades intervecinales, deterioro de las construcciones. Varios programas públicos apoyan la recuperación de estas unidades o conjuntos habitacionales, sobre todo los de tipo social y popular, y promueven la llamada cultura condominal: respeto a las reglas, tolerancia, responsabilidad y corresponsabilidad, participación, solidaridad y aceptación mutua para que el condominio funcione. Todo un programa para la vida urbana… y la urbanidad.