A

B

C

D

M

X

Y

Z

ABCDMXYZ

F

Fragmentación

  • podcast

  • texto

  • entrevista

  • referencia

Emma Morales

2020

"No vivimos en una ciudad, sino en su descripción" escribió Wallace Stevens. En efecto, la ciudad no es un espacio físico, sino sobre todo imaginario: habitados por valores, historias e ideas, nos movemos en ella e interactuamos con otros, abrazándola o aborreciéndola. Quien percibe su ciudad como un territorio para el placer y el conocimiento, la recorrerá bajo la lógica del disfrute y el encuentro haciendo de la diversidad un valor; en cambio, si la imagina como una cartografía en la que, a la vuelta de la esquina, acechan la inseguridad, la precariedad o el caos, la padecerá haciendo del otro una amenaza. La ficción es la construcción simbólica que condiciona los modos de aprehender, recorrer y cohabitar una ciudad; y, es lo que define subjetividades y modos de concebir lo colectivo, memorias urbanas y proyecciones a futuro. La ficción urbana se construye mediante diversos relatos, difundidos por los medios masivos, las pláticas cotidianas, la industria cultural o las imágenes que nos llegan por las redes sociales. Todos esos discursos se disputan la ciudad, la ficción hegemónica que la defina. Para sustituir nuestras lógicas inmunitarias por proyectos comunitarios hay que modernizar no sólo las calles, sino los imaginarios.

Emma Morales

2020

"No vivimos en una ciudad, sino en su descripción" escribió Wallace Stevens. En efecto, la ciudad no es un espacio físico, sino sobre todo imaginario: habitados por valores, historias e ideas, nos movemos en ella e interactuamos con otros, abrazándola o aborreciéndola. Quien percibe su ciudad como un territorio para el placer y el conocimiento, la recorrerá bajo la lógica del disfrute y el encuentro haciendo de la diversidad un valor; en cambio, si la imagina como una cartografía en la que, a la vuelta de la esquina, acechan la inseguridad, la precariedad o el caos, la padecerá haciendo del otro una amenaza. La ficción es la construcción simbólica que condiciona los modos de aprehender, recorrer y cohabitar una ciudad; y, es lo que define subjetividades y modos de concebir lo colectivo, memorias urbanas y proyecciones a futuro. La ficción urbana se construye mediante diversos relatos, difundidos por los medios masivos, las pláticas cotidianas, la industria cultural o las imágenes que nos llegan por las redes sociales. Todos esos discursos se disputan la ciudad, la ficción hegemónica que la defina. Para sustituir nuestras lógicas inmunitarias por proyectos comunitarios hay que modernizar no sólo las calles, sino los imaginarios.