A

B

C

D

M

X

Y

Z

ABCDMXYZ

C

Cicloactivismo

  • podcast

  • texto

  • entrevista

  • referencia

Ruth Pérez

2020

El cicloactivismo surgió como un movimiento contra la hegemonía del automóvil. Sus reivindicaciones se expresaron principalmente en la calle para exigir una distribución equitativa del espacio y del gasto público. Acciones como Parqueando y rodadas contra la construcción de vías rápidas; para exigir mayor y mejor infraestructura ciclista, pinta de ciclovías; para denunciar la violencia vial, acciones performáticas como el Die In e instalación de bicicletas blancas y para invitar al uso de la bicicleta.

De igual forma, paseos nocturnos, que desde el primero organizado en 1997 por Bicitekas, A.C. se han replicado por toda la ciudad. Este activismo ha demostrado su capacidad de organización, solidaridad y espíritu colaborativo ante situaciones de emergencia, brindando apoyo a los habitantes durante el sismo de 2017, el desabasto de gasolina de principios de 2019 y la epidemia del Covid-19 en 2020. Aunque su objetivo ha sido promover el uso de la bicicleta, en su camino el cicloactivismo ha construido ciudadanía.

Además de sumar adeptos a este modo de transporte, el cicloactivismo es contestatario (porque busca invertir el orden urbano establecido, aminorar la dependencia de la sociedad a los combustibles fósiles y lograr mayor equidad social), y reivindicativo (porque pugna por un modelo distinto de ciudad).

Areli Carreón

2020

Participación ciudadana sistemática y persistente en la definición de las políticas públicas relacionadas con el uso de la bicicleta como modo de transporte urbano. Para ello, se realizan acciones directas como rodadas nocturnas, campañas de comunicación y sensibilización. De igual forma, acciones de litigio e investigación y estudio, entre otras herramientas. Con la finalidad de lograr un diálogo público que visibilice, construya y exija el derecho de las personas a moverse saludable, segura y solidariamente a pedales.

Ruth Pérez

2020

El cicloactivismo surgió como un movimiento contra la hegemonía del automóvil. Sus reivindicaciones se expresaron principalmente en la calle para exigir una distribución equitativa del espacio y del gasto público. Acciones como Parqueando y rodadas contra la construcción de vías rápidas; para exigir mayor y mejor infraestructura ciclista, pinta de ciclovías; para denunciar la violencia vial, acciones performáticas como el Die In e instalación de bicicletas blancas y para invitar al uso de la bicicleta.

De igual forma, paseos nocturnos, que desde el primero organizado en 1997 por Bicitekas, A.C. se han replicado por toda la ciudad. Este activismo ha demostrado su capacidad de organización, solidaridad y espíritu colaborativo ante situaciones de emergencia, brindando apoyo a los habitantes durante el sismo de 2017, el desabasto de gasolina de principios de 2019 y la epidemia del Covid-19 en 2020. Aunque su objetivo ha sido promover el uso de la bicicleta, en su camino el cicloactivismo ha construido ciudadanía.

Además de sumar adeptos a este modo de transporte, el cicloactivismo es contestatario (porque busca invertir el orden urbano establecido, aminorar la dependencia de la sociedad a los combustibles fósiles y lograr mayor equidad social), y reivindicativo (porque pugna por un modelo distinto de ciudad).

Areli Carreón

2020

Participación ciudadana sistemática y persistente en la definición de las políticas públicas relacionadas con el uso de la bicicleta como modo de transporte urbano. Para ello, se realizan acciones directas como rodadas nocturnas, campañas de comunicación y sensibilización. De igual forma, acciones de litigio e investigación y estudio, entre otras herramientas. Con la finalidad de lograr un diálogo público que visibilice, construya y exija el derecho de las personas a moverse saludable, segura y solidariamente a pedales.